slider img

PEDAGOGÍA
CIENTÍFICA

EL MÉTODO MONTESSORI

El mundo entero pide un cambio en la sociedad, en la humanidad. Y todos estamos de acuerdo. Para conseguirlo hay que cambiar la educación de los niños, la educación de nuestros futuros médicos, gobernantes, inventores…

Pero, ¿cómo conseguirlo? Una forma de hacerlo podría ser a través de la metodología propuesta por María Montessori. Ya en su época, su deseo más profundo era “educar para la paz”, empezando por encontrar la paz en uno mismo. Para conseguir este objetivo, María Montessori nos propone lo siguiente:

Ver la enseñanza en su globalidad

Dejar a todos la posibilidad de ver la enseñanza en su globalidad.
Ver de dónde venimos repasando todo lo que hemos aprendido, y ver hasta dónde vamos a ir: todo lo que nos queda por aprender.

Ambiente preparado

El ambiente está preparado de tal manera que permite la libertad de movimiento y la libre elección del material en función de las necesidades de cada uno. Los niños de esta manera tienen la oportunidad de desarrollar sus capacidades y dones hasta llegar al máximo de su potencialidad.

Aprendizaje individual

La maestra no dice al grupo lo que hay que hacer, sino que guía a los niños de uno a uno o en pequeños grupos.

Aprender es un premio

En una clase Montessori no existen ni premios ni castigos. El premio es descubrir, aprender, crear. Los niños tienen un deseo innato por el aprendizaje.

Este método que lleva ya más de 100 años demostrando su eficacia en todos los continentes del mundo y en todas las clases sociales ha permitido a hombres y mujeres lograr desarrollar todas sus habilidades y destrezas, con independencia y amor al trabajo.

slider img
slider img
slider img
slider img
slider img
slider img